Ya te contamos las 10 razones razones por las que la Toscana es un destino ideal para viajar con un bebé. Pero lo que no te contamos fue nuestra ruta de 7 días por esta región idílica. Así que vamos a darte nuestra lista de los 13 pueblos y ciudades de postal que puedes visitar sin prisas con tu bebé.

 

Era nuestro primer viaje con nuestro bebé y nuestro plan era sencillo. Buscar alojamiento con cuna, trona y bañerita, y situado de manera estratégica. Encontramos nuestro apartamento en Castellina Scalo, 15 kilómetros al norte de Siena.

 

Desde allí, dos excursiones al dia. Una por la mañana y la otra por la tarde. Como mucho a una hora de distancia en coche o tren. Máximo dos o tres pueblos al día. Menos es más.

 

Aquí te proponemos un recorrido de película por los 13 pueblos y ciudades más bonitos de la Toscana a menos de una hora de Siena, a través de los valles de Chianti, d’Elsa i d’Orcia. 7 días sin prisa, slow travel, lento pero avanzando, a ritmo de bebé:

 

 

1. Colle di Val d’Elsa

 

Tras instalarnos en el apartamento de Castellina Scalo. La tarde la dedicamos a visitar uno de los tesoros por descubrir en la Toscana. No lo encontraréis en las principales guías, pero no tiene nada que envidiar a los pueblos más conocidos. No no hay tantos turistas, y es de agradecer. Podréis sentir de una forma más directa la vida cotidiana de los habitantes de la Toscana.

 

 

Como la mayoría de pueblos de la región, la parte antigua se sitúa en lo alto de una colina. Solo por los accesos al Colle Alto ya vale la pena la visita. La puerta oeste de la muralla, la Puerta Nueva, del S XV, da acceso al barrio medieval del Borgo di Santa Caterina. Mientras que para acceder a la parte alta por el este, debéis adentraros en un túnel subterráneo y después coger un ascensor entre las rocas. Las vistas panorámicas al salir del ascensor son espectaculares.

 

 

En la parte más antigua, el Castello di Piticciano, encontraréis el Duomo, la iglesia románica de Santa María in Canonica, así como varios palacios medievales y renacentistas. Lo mejor es que os dejéis perder por las estrechas callejuelas medievales, como la Via delle Volte, una calle que pasa bajo las bóvedas de las casas.

 

 

 

2. Siena y Monterrigioni

 

Siena: belleza y pasión

 

El segundo día lo dedicamos casi exclusivamente a visitar Siena. Aunque la fama se la lleva Florencia por su expresión del arte del Renacimiento, Siena es la joya más bien guardada de la Toscana. Bella y pasional. Se puede convertir en vuestro gran descubrimiento del viaje. La encarnación de una ciudad medieval.

 

 

 

Llegamos a Siena en tren. Queríamos evitar el lío de entrar a una ciudad italiana en coche. Además Siena está a sólo 15 minutos de Castellina Scalo. La ciudad es pequeña y fácil de recorrer ya que la mayoría de calles son peatonales. Aunque no os vamos a engañar, también hay muchas subidas y bajadas.

 

 

En vuestro itinerario no puede faltar el Duomo ni la Piazza del Campo y la Torre del Mangia. A partir de aquí, podéis recorrer la Via Bianchi di Sopra y Vía de la Citta, los principales ejes del casco histórico, donde encontraréis los mejores palacios medievales. Pero sobretodo desviaros un rato de la ruta turística para perderos por las callejuelas y encontrar rincones llenos de encanto. La ciudad os ofrece una paseo por la historia a través de universidades, bibliotecas, pequeñas iglesias, conventos y otros tesoros por descubrir.

 

 

 

 

A nuestra visita, tuvimos la suerte que al día siguiente se celebraba Il Palio. El Palio de Siena es a la Toscana lo que el Carnaval de Venecia a Italia, el momento más importante de la ciudad, congregando a miles y miles de personas que vienen a ver esta carrera de caballos de origen medieval. No es una festividad con finalidad turística: es realmente parte de la vida y de la emotividad de la población de Siena.

 

 

 

Se palpa la cultura local y la vida de las contradas. Siena se divide en 17 contradas (barrios), cada una con su símbolo y nombre identificativo: Aquila, Bruco, Chiocciola, Civetta, Drago, Giraffa, Istrice, Leocorno, Lupa, Nicchio, Oca, Onda, Pantera, Selva, Tartuca, Torre y Valdimontone.

 

 

Pertenecer a uno de estos clanes se vive como una religión. Banderas al aire en las fachadas, pañuelos atados al cuello y el son de los tambores. Desfiles y liturgia preceden la carrera. El Palio es emoción, fe, devoción. La locura se desata con la carrera. Felicidad para el ganador y desolación para el perdedor. Pura pasión. 

 

Aquí te dejo un video sobre el Palio de Siena para que te inspires:

 

 

Monterriggioni: la vida es bella

 

Quedamos exhaustos de recorrer Siena durante casi todo el día. Así que regresamos por la tarde al apartamento para descansar y relajarnos un buen rato. En este caso, seguramente nosotros lo necesitábamos más que nuestro bebé. Y al atardecer nos acercamos a Monterriggioni, a tan sólo dos kilómetros de Castellina Scalo.

 

 

Monterrigioni se recorre en un suspiro. Solo hay una calle en este pueblo-fortaleza. Pero dicen que en el bote pequeño hay la buena confitura. Esta diminuta ciudadela ha sido escenario de películas como La vida es bella.

 

Pero mucho antes ya había aparecido en la Divina Comedia de Dante.  Y no es para menos. Completamente rodeado de una muralla circular perfecta, con 14 torres, este burgo es uno de los conjuntos medievales que mejor se conservan en Italia.  El tiempo se ha detenido en Monteriggioni.

 

 

 

3. Certaldo y San Gimigiano

 

Nuestra tercera jornada de viaje nos la intentamos tomar con más calma que la anterior. Aún estábamos bastante cansados de patear el día anterior por Siena. Así que visitaríamos dos pueblos de película sin prisas. Por la mañana, Certaldo y por la tarde, San Gimigiano.

 

 

 

Certaldo: el pueblo de Boccaccio

 

A pocos kilómetros de Florencia, en la Val d’Elsa, se encuentra Certaldo, “el pueblo de Bocaccio”, ciudad de arte y lugar de nacimiento de Giovanni Boccaccio. El casco antiguo está situado en una colina, un bonito burgo de calles y casas de ladrillos rojos, torres y palacios conservados desde la Edad Media.

 

 

La parte alta, conocida como Certaldo Alto o el Castillo, está cerrada al tráfico así que es ideal para pasear tranquilamente. El burgo está envuelto por murallas y tiene tres puertas de entrada: Porta Alberti, Porta al Sole, la puerta principal del castillo, y Porta del Rivellino. La manera más original para para subir la colina desde la parte baja del pueblo es sin duda el funicular. ¡Toda una aventura!

 

 

No os dejéis perder el Palacio Pretorio, símbolo de Certaldo y el edificio más importante de la ciudad medieval. Nacido como un castillo, alberga las antiguas prisiones, mientras que arriba se llevan a cabo exposiciones de arte contemporáneo. Otra propuesta que os puede seducir es visitar la casa de Bocaccio, hoy en día convertida en centro de estudios del poeta. Y si podéis, disfrutar de la gastronomía local en alguna terraza con vistas panorámicas de ensueño.

 

 

Además Certaldo Alto es escenario de Mercantia, el famoso festival de artes de la calle que tiene lugar en julio.  Fusiona teatro de calle, música, danza y artesanía, ambiente medieval, con espectáculos y puestos de artesanía esparcidos en las calles y plazas del viejo castillo. Y en septiembre hay el desfile histórico con trajes medievales y se hace una representación inspirada en los cuentos de Decameron de Boccaccio.

 

 

 

San Gimignano: Manhattan medieval

 

San Gimignano es el primero de la lista en todas la guías de viaje de la Toscana y uno de los pueblos medievales más bonitos del mundo. Tan conocido y masificado como espectacular e imprescindible. La ciudad de las torres dibuja su famoso skyline, y por eso San Gimignano es conocido como el Manhattan Medieval.

 

 

Estos rascacielos medievales son consecuencia de la rivalidad entre las familias ricas de la ciudad. Una competición por construir la torre más alta e imponente para demostrar su poder y riqueza. Durante los siglos XII y XII se levantaron hasta 72 torres, pero hoy en día solo quedan 13. Podéis subir a la torre Grossa, que con sus 54 metros de altura, os regalará unas vistas de vértigo.

 

 

San Gimignano es un pequeño pueblo rodeado por una muralla, con estrechas calles adoquinadas y peatonales donde no acceden los coches. Según paseáis por su calle principal, la Vía Diacceto, debéis fijaros en cada una de las casas y  rincones. Encontraréis palacetes, pero también las tiendas de artesanía y souvenirs.

 

 

La plaza de la Cisterna es el verdadero centro neurálgico de San Gimignano, y en la misma se encuentra el pozo que le da nombre. Y por encima de todo, donde encontraréis los mejores helados del mundo! La heladería Dondoli (o Gelateria della Piazza) ha ganado varias veces el campeonato del mundo de helados! No sé si serán o no los mejores helados del mundo, pero sin duda, ¡son los mejores que he probado jamás! ¡Buenísimos!

 

 

 

Pero, de todas las cosas que ver en San Gimignano, quizá la que más os pueda sorprender es la visita al Museo de la Tortura, donde se exhiben diversos instrumentos y aparatos de tortura de varios siglos de antigüedad.

 

 

4. Val de Chianti: la dolce vita

 

En nuestra cuarta jornada de viaje era el turno de conocer el Val de Chianti. Una ruta imprescindible para los amantes del vino y del buen comer, ya que esta región es la cuna del Chianti, el vino más reconocido de la Toscana. Un lugar ideal para cono el verdadero significado de la dolce vita, la buena vida.

 

El paisaje en el Chianti es distinto al de la Toscana clásica de la Val d’Orcia. Podréis encontrar colinas, viñedos, cipreses, olivos y bosques, además de pequeños pueblos con encanto, villas y castillos.

 

 

La Via Chiantigiana (SR22 = Strada Regionale 22) es la ruta panorámica imprescindible para descubrir este valle. Un carretera serpenteante que invita a detenerse a cada instante para contemplar los paisajes, pasear tranquilamente por los pueblos y saborear sus  vinos y gastronomía. Una ruta para captar la esencia de la Toscana.

 

Comenzamos la ruta por Panzano in Chianti, con su bonito castillo, desde donde hay unas vistas impresionantes del pueblo y de los viñedos que lo rodean. Tuvimos la suerte de coincidir con el mercado local semanal y también con una pequeña feria de productos y gastronomía de la región.

 

 

El en casco antiguo de Panzano os sorprenderán algunas tiendas, de las de toda la vida, que parecen detenidas en el tiempo, como la panadería de Luciano il Fornaio, o la carnicería, la Antica Macelleria Cecchini, abierta desde 1729. En esta carnicería podréis conocer al célebre Dario Cecchini, el carnicero que corta la fiorentina (el típico chuletón de la Toscana) recitando los versos de Dante. Justo en frente de la carnicería, Dario tiene un restaurante llamado Solociccia.

 

 

Seguimos nuestra ruta hacia Greve in Chianti, con su gran plaza central y sus bonitos arcos, balcones con flores y pequeñas tiendas de artesanía local. Una plaza serena, acogedora y triangular, es el sitio perfecto para disfrutar de un espresso o de un gelato, o para paladear el célebre vino rosso de Chianti. Cada sábado la plaza acoge un mercado gastronómico.

 

Tampoco quisimos perdernos la oportunidad de visitar Montefioralle, una pequeña aldea de postal. Uno de los rincones más antiguos de la Toscana, un pequeño pueblo fortificado encima de una colina, con un bonito castillo medieval y sus calles empedradas que permanecen intactas. No os cansaréis de sacarle fotos!

 

Y por fin llego la hora de comer! Quisimos aprovechar nuestra visita al Chianti para dejar por un día la pasta y la pizza de las trattorias y deleitarnos con lo mejor de la gastronomía toscana en un agroturismo. Y dimos en el clavo! Tuvimos la fortuna de encontrar uno de esos lugares secretos que solo conocen los locales y que ya de por sí solos merecen un viaje. Escondido en las colinas de Greve in Chianti y a través de un camino de tierra llegamos al Agriturismo Dondoli.

 

 

En un paraje idílico, rodeado de bosque y bajo la copa de un árbol enorme, podéis comer en una terraza con las mesas rústicas de madera en la mejor tradición de la Toscana. Sabores auténticos, verduras de la huerta, pasta fresca, y también una excelente oportunidad para degustar la famosa Bistecca alla fiorentina y disfrutar el mejor vino de la región. Recibiréis un trato amable y familiar de Francesca y su familia. Para una experiencia total, no os podéis perder los postres caseros. Apuntad este nombre: Agrioturismo Dondoli, un lugar por descubrir!

 

Después de saborear la buena vida de la Toscana, regresamos al apartamento para poder descansar. A media tarde nos acercamos a Castellina in Chianti, a menos de 15 minutos de nuestro apartamento. Un pueblo etrusco con mucha historia donde podéis pasear por la Via della Volte, un antiguo pasadizo en la muralla, utilizado siglos atrás como paso para las tropas. Y aprovechando el paseo, os podéis tomar otro helado artesano.

 

 

Al atardecer, de vuelta al apartamento, no pudimos resistir parar en medio de la carretera y acercarnos a una de esas villas que todos tenemos en mente cuando pensamos en la Toscana. Encima de una colina de viñedos, y entre un camino de cipreses encontramos un lugar de ensueño: el Casale dello Sparviero. Un antiguo monasterio del siglo XVII donde producen uno de los mejores vinos de la región. Pasamos un buen rato haciéndonos fotos entre los viñedos. Y las vistas desde la terraza son de película.

 

Y hasta aquí la primera parte de nuestra ruta para viajar con un bebé por la Toscana por 13 pueblos de postal y sin prisas.

 

Si quieres seguir con la ruta, aquí tienes la seguna parte. ¡Adelante! 🙂 

¡Hola, soy Joe!

¡Hola, soy Joe!

Un elefante que en bicicleta va. ✈︎ Después de viajar a lo largo de 20 países por África, América, Asia y Europa , ahora siento la magia de redescubrir el mundo con la mirada de un niño. Estoy aquí para que tú también dejes volar tu imaginación y te inspires para viajar con tus hijos. ¿Quieres saber más?

¿Quieres viajar como los  Elefantes en Bicicleta?

Deja volar tu imaginación y inspítrate para viajar en familia con nuestros relatos de viajes, info útil, ideas, recursos y guías prácticas.

¡Ya formas parte de Elefantes en Bicicleta! Gracias ;)

Escribe tu nombre y mail para que te envíe la guía gratuita

 

35 herramientas útiles para tu próximo viaje en familia y alguna otra sorpresa durante los siguientes días para que viajes como los elefantes en bicicleta ;)

¡Ya formas parte de Elefantes en Bicicleta! Te enviaré un mail para acceder a la guía. Gracias ;)

Pin It on Pinterest

Share This