Después de nuestra recién estrenada paternidad, Marina y yo teníamos claro que queríamos seguir con nuestra afición de viajar. Superar esa creencia de que no se puede viajar hasta que el bebé sea mayor. Así que decidimos enfrentarnos a este nuevo reto y lanzarnos hacia la nueva aventura de viajar con un bebé.

 

La Toscana fue el destino elegido para hacer nuestro primer viaje en familia con nuestro bebé de dos meses, Pep.

 

 

Italia es un país perfecto para viajar en familia, y la Toscana es, sin duda, un destino idílico que no os defraudará. Paisajes de postal, pueblos de película, arte, historia y… ¡la mejor comida del mundo!

 

Un destino que se adaptará a las necesidades de vuestro bebé y que podréis descubrir a su ritmo, poco a poco, sin prisa, disfrutando de cada rincón.

 

 

A continuación os cuento los motivos de nuestra elección, con 10 razones para viajar a la Toscana con un bebé:

 

1. Idioma

 

Entender y hacerse entender en italiano es muy intuitivo. Se trata de un idioma muy familiar a nuestros oídos. El hablar de los italianos tiene una musicalidad muy característica y en seguida se os pegará el acento. Tanto si váis a comprar al mercado, pedís comida en un restaurante o preguntáis a alguien por la calle, os será sencillo entenderos. Esta ventaja también os puede ser muy útil si tenéis cualquier tipo de urgencia con vuestro bebé.

 

 

2. Alimentación para bebés

 

Si optáis por la lactancia materna, es evidente que la leche materna para el bebé lactante está disponible en cualquier momento, lista y preparada a la temperatura ideal. La lactancia no tiene por qué frenarse durante los viajes ya que amamantar en el coche, tren, avión o cualquier lugar es posible.

 

 

Si vuestro bebé toma biberón, ya come papillas o alimentos sólidos, tampoco tendréis ningún problema en un viaje a la Toscana. En las farmacias y supermercados de Italia podéis encontrar los mismos productos que en España. Y en cualquier bar o restaurante podéis pedir que os calienten el biberón sin problemas.

 

3. Salud y servicios médicos

 

En caso de urgencia o que vuestro bebé se ponga enfermo, en Italia tendréis acceso a la atención médica de un pediatra de forma gratuita. Podrá recibir la asistencia de un médico, un hospital o un centro de atención sanitaria como si fuera un residente más. No necesitará ningún tipo de seguro de viaje o médico extra.

 

Solo con sacarle a vuestro bebé la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE) tendrá acceso a los servicios médicos públicos de los países de la Unión Europea. La TSE la podéis solicitar en la sede de la Seguridad Social y puede tardar unos días. Nosotros la pedimos con muy poco tiempo de antelación y no nos llegó a tiempo, aunque al solicitarla nos dieron un resguardo que tiene la misma validez que la tarjeta.

 

4. Transporte

 

La Toscana es un destino ideal para moverse, tanto en coche como en tren y autobús, y hasta en bicicleta. Las principales ciudades de la región de la Toscana como Siena, Florencia, Lucca, Arezzo o Pisa están conectadas por una eficiente red de transporte público de trenes y autobuses.  

 

Pero la mejor manera de conocer La Toscana autèntica y adentraros en la esencia y magia de la campiña, viñedos y pueblos medievales es en coche. Alquilar un coche os darà mayor movilidad y libertad a la hora de elegir rutas o hacer paradas. Y os permitirá adaptaros mejor a cualquier imprevisto que os pueda surgir con vuestro bebé.

 

 

No os dejéis intimidar por la mala fama que tienen los italianos al volante!  Conducir en Italia, y en La Toscana en particular, no tiene mayores complicaciones. La región cuenta con una buena red de carreteras y autopistas. Y en la gran mayoría de ellas, sobre todo las carreteras locales, no encontraréis mucho tráfico y podréis circular tranquilamente a vuestro aire.

 

 

Nosotros optamos por el tren para llegar al centro de Florencia y Siena, y así evitar el caos circulatorio de las grandes ciudades. Mientras que utilizamos el coche para visitar a nuestro aire pueblos de película.  La carretera es una sorpresa permanente a cada kilómetro. Hay vistas que piden una foto, paisajes bucólicos, villas con encanto o colinas de viñedos que invitan a detenerse.

 

5. Alojamiento

 

La Toscana ofrece alojamientos para sentiros como en casa y no alterar las rutinas y los hábitos de vuestro bebé. Para nosotros siempre es preferible alquilar un apartamento o casa de vacaciones que alojarnos en un hotel ya que es como tener un nuevo hogar durante unos días.

 

 

Sin duda, esta opción os ofrece infinidad de ventajas. Disfrutaréis de mucha más intimidad y libertad. Tendréis acceso a la cocina todo el día y podréis desayunar, comer o cenar en casa. También dispondréis de lavadora por si necesitáis lavar la ropa. Podéis buscar alojamientos que dispongan de cuna,  trona o bañerita para vuestro bebé. Vuestro anfitrión os podrá dar los mejores consejos que solo la gente local os puede dar. Y además es una experiencia mucho más auténtica para adentraros en la vida cotidiana del lugar.

 

Para vivir la experiencia más auténtica en la Tosana lo mejor son las típicas villas en la campiña que ofrecen la hospitalidad de las familias italianas. Las casas de campo, muchas con piscina, son ideales para viajar con bebés o niños ya que disponen de amplios espacios abiertos donde pueden jugar al aire libre mientras los padres se relajan con un paisaje de ensueño.

 

 

Nuestra elección fué un pequeño apartamento en el pueblo de Castellina Scalo, a sólo 15 km de Siena. Nuestra prioridad, además de que tuviera cuna para nuestro bebé, se basó en la posición estratégica para visitar la Toscana. Desde el apartamento, estábamos a menos de una hora en coche de todos los lugares que queríamos visitar. A 5 minutos a pie encontrábamos la estación de tren, para ir a Siena y Florencia. Y a 10 minutos andando teníamos el supermercado. Sin duda os lo recomiendo!

 

6. Cercanía

 

Tan obvio como cierto. Cuando viajamos con un bebé es recomendable evitar largas y pesadas jornadas de viaje. Y la Toscana está a tan sólo dos horas de vuelo. Tampoco hay diferencia horaria con nuestro país. Sin duda, vuestro bebé os lo agradecerá. Además puede ser una buena prueba para ver cómo reacciona ante esta nueva aventura de viajar en avión. país.

 

Aquí podéis encontrar algunos consejos para viajar en avión con un bebé.

 

7. Precios

 

Puede parecer que un viaje a la Toscana es muy caro. Pero nada más lejos de la realidad. Podéis encontrar vuelos baratos gracias a las aerolíneas low cost que operan en aeropuertos secundarios, como el de Pisa. Además, recordad que vuestro bebé no paga billete hasta que cumpla los dos años, tan sólo las tasas. El alquiler del coche desde el mismo aeropuerto os puede salir también bastante asequible.

 

Nosotros viajamos en verano, y después de mucho buscar, la mejor alternativa fue volar desde Barcelona a Bolonia con Ryanair. Bolonia no está en la Toscana pero está a sólo 1 hora y media en coche de Florencia, una distancia asumible. Al ser un destino menos turístico, ahorramos tanto en el vuelo como en el alquiler del coche.

 

Y aunque Italia no es un país barato, el nivel de vida es muy similar al que podemos encontrar en España. Podéis comer un buen plato de pasta desde 6 euros o una pizza al horno de leña desde 4 euros. Los precios del supermercados son muy similares. Podéis ahorrar alquilando un apartamento y cenando allí, por ejemplo.

 

 

Lo que si que os puede costar un poco más caro es el hecho utilizar el coche. El precio de la gasolina es algo más alto que en España. Y en la mayoría de los pueblos más turísticos tienen parking de pago. No son muy caros, pero tendréis que rascaros el bolsillo.

 

8. Productos de higiene y comida

 

No hace falta que os llevéis todo el cargamento encima cuando viajéis con vuestro bebé a la Toscana. En las farmacias y supermercados de la región encontraréis todos productos que podéis encontrar cerca de vuestra casa y que pueda necesitar vuestro hijo: leche en polvo, pañales, papillas, baberos, crema hidratante, …

 

 

En la Toscana, la cooperativa de supermercados Coop es una institución para las familias.  Encontraréis su logo por toda la región en formato de hipermercado o supermercado local. En nuestro caso nos fué útil comprar pañales para nuestro bebé y hacer la compra del dia a dia.

 

9. Clima

 

El tiempo en la Toscana es muy parecido al que tenemos en Barcelona. Aunque en invierno hace más frío y los veranos son muy calurosos, también hay menos humedad, por lo que es un destino que podéis visitar durante todo el año. La época más recomendable para visitarla es la primavera.

 

 

En nuestro caso estuvimos la primera semana de julio visitando los pueblos del valle de Chianti y de Elsa, entre Florencia y Siena, y para seros sincero, hacía mucho calor, sobre todo al mediodía. Por eso, decidimos adaptar nuestra salidas al calor y al ritmo de nuestro bebé. Así que hacíamos una salida por la mañana y otra por la tarde, mientras que al mediodía aprovechábamos para descansar con nuestro bebé en el apartamento.

 

10. Ritmo de viaje

 

Podéis plantear perfectamente vuestra ruta por la Toscana al ritmo de vuestro bebé. Lo más importante es no alterar sus momentos de sueño y ni los horarios de las comidas. Por ello, la prioridad no debe ser verlo todo, sino descubrir el mundo a su ritmo, poco a poco, sin prisa, y disfrutar de cada momento. La idea es sencilla: menos es más.

 

 

Nuestro plan era simple. Alojarnos en un sólo apartamento durante una semana. De este modo tuvimos la sensación de tener una nueva casa durante unos días. También evitamos perder tiempo y las molestias de trasladarnos de un alojamiento a otro.

 

Como os comentaba, el apartamento estaba situado en el pueblo de Castellina Scalo, un lugar estratégico para visitar lo mejor de la Toscana. Y desde allí, cada día hacíamos una excursión por la mañana y otra por la tarde. Dos salidas al dia, dos pueblos que visitar. Lo máximo un hora de distancia en coche. Al mediodía volvíamos a casa para resguardarnos del calor y descansar con nuestro bebé. Excepto los días que visitamos Siena y Florencia, que fuimos en tren y la excursión daba para todo el día.

 

Una ruta para viajar por la Toscana con un bebé (por 13 pueblos de postal y sin prisas)

 

Ahora que te hemos dado nuestras 10 razones razones por las que elegimos la Toscana como nuestro primer destino para viajar con nuestro bebé, es tu turno.

 

Nos gustaría que nos contaras cuál fué tu primer destino con tu bebé y el motivo. Esperamos qu enos escribas más abajo en los comentarios.

 

Y si quieres conocer nuestra ruta de 7 días por la Toscana puedes leer este post. Te daremos nuestra lista de los 13 pueblos y ciudades de postal que puedes visitar sin prisas con tu bebé.

 

¡Que la disfrutes! 😉

¡Hola, soy Joe!

¡Hola, soy Joe!

Un elefante que en bicicleta va. ✈︎ Después de viajar a lo largo de 20 países por África, América, Asia y Europa , ahora siento la magia de redescubrir el mundo con la mirada de un niño. Estoy aquí para que tú también dejes volar tu imaginación y te inspires para viajar con tus hijos. ¿Quieres saber más?

¿Quieres viajar como los  Elefantes en Bicicleta?

Deja volar tu imaginación y inspítrate para viajar en familia con nuestros relatos de viajes, info útil, ideas, recursos y guías prácticas.

¡Ya formas parte de Elefantes en Bicicleta! Gracias ;)

Escribe tu nombre y mail para que te envíe la guía gratuita

 

35 herramientas útiles para tu próximo viaje en familia y alguna otra sorpresa durante los siguientes días para que viajes como los elefantes en bicicleta ;)

¡Ya formas parte de Elefantes en Bicicleta! Te enviaré un mail para acceder a la guía. Gracias ;)

Pin It on Pinterest

Share This