Si realmente quieres estar en la pomada en tu viaje a Menorca: ¡Enhorabuena! ¡Estás en el lugar adecuado!

En este post te voy a dar la lista de las mejores experiencias para disfrutar de Menorca con niños.

Por si aún no lo has leído, aquí ya te lo expliqué todo sobre Menorca con niños: Guía + Consejos para levitar en el paraíso mediterráneo.

Así que ahora traigo los mejores planes sobre qué ver y hacer en Menorca para que no pierdas detalle si realmente quieres estar en la pomada.

En esta lista he incluido tanto las experiencias que disfrutamos personalmente, como también con las que nos quedamos con las ganas. Así siempre tendremos motivos para volver.

Com ya te comenté, Menorca es un lugar ideal para disfrutar en familia gracias a su ritmo de vida relajado. Así que respira hondo y relájate. Olvídate de las prisas.

Si todavía eres de los que piensa que Menorca es solo playas vírgenes de postal siento decirte que estás muy equivocado. Menorca ofrece mucho más.

Además de calas paradisíacas, en Menorca vas a encontrar una combinación perfecta de naturaleza y cultura ideal para viajar en familia.

Los más pequeños van descubrir los secretos de la vida mediterránea más auténtica.  Y disfrutarán de su naturaleza y cultura haciendo actividades al aire libre.

Busca, compara y si encuentras algo mejor, no seas avaricioso y compártelo con nosotros en los comentarios. 😉

Espero que te sirva de ayuda y disfrutes de este trocito de paraíso 🙂

1. Levita en las calas y playas vírgenes de aguas cristalinas

 

Cuando veas el color del agua en Cala Macarella vas a levitar tal y como lo hacen los barcos. El agua es tan transparente que no flotan, quedan suspendidos como en el aire.  

Las calas y playas vírgenes de la costa sur de Menorca son el paraíso mediterráneo. Fina arena blanca, agua azul turquesa, acantilados de piedra caliza rodeados por bosques de pinos verdes.

Las has visto en Instagram. Has soñado una y otra vez con ellas. Pero te aseguro que cuando las veas con tus propios ojos son mil veces mejor. Es en ese momento que vas a levitar 😉

Disfrutar de playas vírgenes como cala Macarella y Macarelleta, cala Mitjana y Mitjaneta, cala en Turqueta o Cala Es Talaier es un lujo.

 

2. Descubre las playas más salvajes

 

Puede que aún no lo sepas, pero la costa norte de Menorca te va sorprender. No tiene nada que ver la típica postal de las calas de la costa sur.

Las playas del norte de Menorca son agrestes y salvajes. Envueltas de un paisaje árido y de rocas escarpadas.

Cala Pregonda y Cala del Pilar son playas remotas. Vas a tener que andar 30 minutos bajo el sol para llegar a cada una de ellas. Pero el esfuerzo valdrá la pena. Al llegar, más que a una playa, te va a parecer que has llegado a Marte. El contraste de la arena rojiza con el azul del agua es brutal.

Un lugar ideal para perderse y disfrutar de la naturaleza en estado puro.

 

3. Sigue la luz de los faros

 

No sabemos bien porqué, pero su soledad desprende un halo de misterio especial.  Los faros tienen como un polo de atracción que nos hacen preguntar sobre las historias que esconden.

En Menorca hay 7 faros, cada uno con su historia. Nosotros nos acercamos hasta el faro de Cavalleria para contemplar la puesta de sol sobre los acantilados más altos e impresionantes de Menorca ¡Un espectáculo!

Y nos quedamos con las ganas de visitar el faro de Favàritx, dentro del parque natural de S’Albufera des Grau. Con su peculiar silueta blanca con una franja negra en espiral y envuelto de un paisaje lunar, hace que sea uno de los más aclamados por instagramers.

 

4. Pasea por Ciutadella, la ciudad señorial de Menorca

 

Sin duda Ciutadella es la ciudad más bonita de Menorca. Abierta al mar, con antiguos palacios señoriales y un laberinto de callejuelas dentro de las murallas de la antigua ciudad morisca.

Ciutadella es ideal para pasar un día en familia. Pasear por el puerto marítimo y dejarse llevar por el ambiente de las plazas y terrazas del casco antiguo. Nos encantó conocer rincones tan bonitos como la Plaza de Ses Voltes.

 

5. Relájate con la puesta de sol sobre el mar

 

Como dice la letra de la canción: todos los días sale el sol. Y también todos los días se pone. Y Menorca te va a regalar unos atardeceres de postal.

Así que un buen plan es que acabes el día en modo relax contemplando cómo cae el  sol sobre el mar.

Eso sí, infórmate bien a qué hora va a ser el ocaso. En nuestro primer intento de ver una puesta de sol en Menorca se nos hizo de noche camino del faro de Punta Nati.

Pero de los errores se aprende. Y al día siguiente estuvimos a tiempo para disfrutar de la mejor puesta de sol de Menorca en el faro de Cavalleria. La colores de la luz naranja del sol sobre el mar son una maravilla.

Con la magia del momento parece que me convertí en el Cristo Redentor que hay en la cima del Monte Toro 😉

 

6. Caldereta de langosta: Ay, saboreando, sa, saboreando.

 

Menorca está como para comérsela. Y la caldereta de langosta es el plato testigo de las tradiciones marineras de la isla.

En su origen era un plato humilde que cocinaban los pescadores en la barca mientras trabajaban en el mar. Por aquel entonces la langosta no era muy apreciada.

Pero hoy en día la caldereta de langosta se ha convertido en el plato gourmet más reclamado de la gastronomía menorquina. Y no es para menos. Está para chuparse los dedos. No te quedes sin probarlo.

En el pueblo de Fornells encontrarás los mejores restaurantes de cocina marinera. Nosotros fuimos a Can Tanu y os lo recomendamos. Un restaurante tradicional y familiar en el que las langostas son pescadas y cocinadas por la misma familia Tanu. ¡Y la caldereta espectacular!

 

7. Arma un buen jaleo en las fiestas de Menorca

 


No puedes dejar escapar la oportunidad de vivir los jaleos en Menorca. Así es como se conocen las fiestas patronales. Una celebración popular y tradicional con mayúsculas. Según dicen, son inolvidables.

El jaleo es el baile de caballos en el que los jinetes demuestran su elegancia y destreza al son de la música. Pero aunque las fiestas giran alrededor del caballo y el jaleo es el acto principal, lo mejor, sin duda, es el ambiente que se genera en los pueblos y la emoción y la intensidad con la que se viven.

Desde San Juan, en Ciutadella, hasta septiembre, en Mahón, hay jaleos en todos los pueblos de la isla. Aquí puedes consultar el calendario de las fiestas patronales de Menorca.

En nuestra escapada a Menorca no coincidimos con ningún jaleo, pero no perdimos la oportunidad de vivir la cultura popular de Menorca y disfrutamos de la Festa de sa Primavera en Alaior. Sin turistas 😉

 

8. Descubre la arquitectura talayótica, la Menorca prehistórica

 

A post shared by Arrels (@arrels4) on


Menorca guarda un tesoro único en el mundo. Es la cuna de una civilización milenaria, la talayótica, que aún pervive, intacta, a través de sus imponentes monumentos. Monumentos que, para muchos, sólo podían ser obra de gigantes legendarios.

La isla es un museo al aire libre gracias a su riqueza arqueológica. Muchos de los poblados megalíticos de los habitantes prehistóricos de la Menorca talayótica se encuentran en muy buen estado de conservación. Visitar las taulas, talaiots y navetas es toda una experiencia.

El monumento más emblemático es la Naveta dels Tudons, una construcción funeraria que solo se encuentra en Menorca. También puedes conocer el poblado talayótico más grande, Torre d’en Galmés. O descubrir las taulas en la Torralba d’en Salort, dos piedras enormes colocadas en forma de una “T”  que parecen mesas gigantes.

 

9. Sube que nos vamos a las nubes: Monte Toro

 


Lo de subir a las nubes solo era un decir. El Monte Toro es el punto más alto de Menorca con 358 metros de altitud. Y aunque no sea precisamente subir a las nubes, desde lo alto de la montaña podrás divisar el contorno de Menorca. Y si el día está despejado, puedes llegar a ver hasta Mallorca.

Lo más que curioso es que en la cumbre encontrarás un cristo, la versión pequeña del Cristo Redentor de Río de Janeiro.

 

10. Postureo en la Cova d’en Xoroi

 


La Cueva de Xoroi es una cueva que está en un acantilado de la costa sur de Menorca, en Cala en Porter. Y sinceramente, visitarla no es que sea una actividad especialmente para niños. Aún así la incluyo en la lista porque creo que es un lugar con una atmósfera mágica.

Cuenta con varias terrazas y miradores a diferentes alturas. Y actualmente se ha convertido en un bar musical por el día y una discoteca por la noche.

Su situación privilegiada, los atardeceres del mediterráneo y la música chill out hacen que éste sea el mejor lugar para el postureo de Menorca.

 

11. Piérdete por las callejuelas de Binibeca

 

A post shared by Hana Pacalová (@hanapac) on


Oro parece plata no es. Binibèquer Vell (o Binibeca Vell) puede parecer un tradicional pueblo de pescadores pero en realidad no lo es. Fué construido en 1972 como reclamo turístico.

Y aunque no se muy auténtico y pueda parecer un parque temático la verdad es que es un pueblo de postal. Sus casitas blancas y sus callejuelas estrechas forman un laberinto en el que no te importará perderte.

 

12. ¿Aceptas el reto del Camí de Cavalls?

 


Camí de Cavalls es el sendero ancestral de 185 km que recorre la costa menorquina. ¿Aceptas el reto de dar la vuelta a Menorca por etapas? Lo puedes recorrer haciendo senderismo o en bicicleta de montaña.

La isla de Menorca es uno de los últimos paraísos del Mediterráneo. Y el Camí de Cavalls te permitirá recorrer gran parte de su litoral, mayoritariamente virgen, en una aventura a través de casi todos los ecosistemas mediterráneos.

Pasarás por barrancos, valles, torrentes, zonas rocosas, humedales y te llevará a casi todas las calas de la isla. Es, sin duda, la mejor forma de descubrir la naturaleza de Menorca.

Puedes recorrer la isla a tu ritmo o bien hacer solo algún tramo. Por ejemplo, en el tramo que va de Binimel·là a Els Alocs encontrarás paisajes naturales únicos como Cala Pregonda, con rocas de origen volcánico de color amarillento.

 

13. Deja huella con la Avarca de Menorca

 


La avarca de Menorca es el calzado típico de Menorca y su fama ha traspasado los límites de la isla. Las puedes encontrar hasta en las tiendas de surfistas de Australia. No es broma.

Tradicionalmente era un calzado que usaban los campesinos para el trabajo del campo pero actualmente se ha puesto de moda como sandalia de verano. Las puedes encontrar de todos los colores y estilos.

Si quieres andar como los lugareños, xino xano, a ritmo tranquilo y con calma, mejor cálzate unas avarcas. Seguro que dejarás huella 😉

Y son ideales también para los más pequeños. Al igual que las abarcas eran adecuadas para trabajar en el campo, también lo son para jugar, ir al parque, a la playa o al campo.

 

14. Observa las aves en el  Parque Natural S´Albufera des Grau

 

A post shared by cris acosta (@charlottecris) on


S’Albufera des Grau es el parque natural más importante de Menorca. Cuenta con más de 5.000 hectáreas y es uno de los puntos claves de la Reserva de la Biosfera menorquina.

Si te gusta el senderimso y la naturaleza, este es tu lugar. En el parque vas a encontrar cientos de especies de animales y plantas. En los senderos hay paneles que te explican las especies de flora y fauna que se pueden observar.

Cerca a la orilla de la albufera hay pequeños miradores de madera para observar las aves. Con un poco de suerte y unos buenos prismáticos quizás verás fochas, garzas, cormoranes o algún ejemplar de águila pescadora.

 

15. Descubre los secretos del Queso Mahón

 

A post shared by Maria G (@mariagonzalezribas) on


En Menorca se produce el queso con Denominación de Origen Protegida (DOP) “Queso Mahón Menorca” desde 1997. Una delicia si te gusta el queso.

Su aroma y sabor es resultado de la mezcla entre la geografía de la isla y la cultura ganadera menorquina.

Si quieres descubrir cómo se moldea una pieza de queso de manera artesanal con un lienzo de algodón, denominado “fogasser’, puedes visitar alguna quesería tradicional, como Hort Sant Patrici.

Además, en el Hort de Sant Patrici también elaboran vino, así que en una sola visita podrás conocer el proceso de elaboración de dos productos autóctonos menorquines y, además, hacer una cata.

 

16. Navega en kayak

 


Descubre el litoral de Menorca desde una perspectiva diferente. Haz una excursión en kayak y recorre la costa palmo a palmo. llegaràs a los rincones más inaccesibles.

Menorca es un lugar perfecto para navegar en kayak de mar. Tres opciones muy populares son hacer una excursión por las aguas de la bahía de Fornells, por la reserva marina del Parque Natural de S’albufera des Grau o por los acantilados y playas paradisíacas del sur desde cala Galdana.

Practicaràs deporte, disfrutarás de la naturaleza y lo mejor es que lo puedes hacer también en familia. Incluso con niños pequeños ya que los kayaks dobles tienen un asiento en medio donde se pueden sentar los más pequeños.

Además no necesitas experiencia. Es una experiencia única y divertida.

 

17. Descubre la vida bajo del mar haciendo Snorkel

 

A post shared by Iñigo (@surfeandovientos) on


¿Quieres descubrir el fondo marino de Menorca? Com dice la canción: La vida bajo el mar es mucho mejor que el mundo allá arriba.

Sólo con la ayuda de una máscara y un tubo podrás observar los peces y las plantas que esconde Menorca bajo sus aguas. Y que además forman parte de la Reserva de la Biosfera y también de la red Natura 2000.

Nada sobre prados de posidonia oceánica, una planta marina endémica del Mediterráneo, de una extraordinaria importancia biológica.

Las aguas de Menorca son tranquilas y cristalinas. En cualquier playa es sencillo ver peces. Incluso los más pequeños, aunque no sepan nadar, pueden ponerse unas gafas de natación y meter la cabeza bajo el agua. Se sentirán como exploradores en un mundo mágico.

 

18. Vive una experiencia rural típica menorquina

 

A post shared by Karina R. (@karina__e.meta) on


Vive una experiencia rural típica menorquina en Binnisuès. Podrás ver cómo se realizan las tareas del campo, visitar una casa tradicional o los museos que se encuentran en esta finca.

Te trasladarás a la Menorca rural de hace más de 100 años. En este típico “lloc” menorquín, podrás sembrar trigo, ordeñar animales o elaborar queso de Mahón. Además, os acompañará una auténtica familia campesina.

También podrás visitar la Casa Payesa del siglo XVIII para conocer la vida cotidiana de los trabajadores del campo, y la Casa Señorial del siglo XIX, donde veréis sus múltiples habitaciones que han sido conservadas en su forma original.

 

19. Surca los mares con tu embarcación (alquiler sin licencia)

 


Aquí tienes dos propuestas para que alquiles una embarcación y surques los mares de menorca como si fueras un pirata. Y lo mejor, como buen pirata, ¡no necesitas tener licencia o carnet para manejarlas!

En Fornells puedes alquilar una barca tradicional menorquina con la que podrás hacer una travesía como se hacía tradicionalmente. Un paseo tranquilo por la espectacular costa norte de la isla a bordo de embarcaciones de vela latina y motor de casi 5 metros de largo.

Mientras que desde Cala en Porter podrás pilotar tu propia lancha con toldo y disfrutar de un día de navegación por el paraíso de la costa sur de Menorca

 

20. ¿Y para estar en la pomada?

 


Para estar en la pomada, no puedes irte de Menorca sin probar la bebida típica de la isla, elaborada con ginebra y limonada. No vale cualquier ginebra. Debe ser Gin Xoriguer, una ginebra que tiene sus orígenes en la Menorca británica del siglo XVIII i que las Destilerías Xoriguer elaboran desde 1945.

Esta bebida se conoce en toda la isla con el nombre de pomada. Excepto en Ciutadella. Allí no pidas una pomada porque te van a enviar a la farmacia. Mejor pide un gin con limonada 😉

La pomada o gin con limonada es parte indispensable de las fiestas populares de los pueblos de Menorca, como los jaleos de Sant Joan de Ciutadella. Tómala bien fría, o si lo prefieres, granizada. ¡Y refréscate! 🙂

 

Top experiencias para disfrutar Menorca con niños

Y hasta aquí las mejores 20 experiencias para que hacer en Menorca con niños. Ahora ya sabes qué ver y hacer para estar en la pomada 😉

Espero que no hayas perdido detalle. Y si te queda alguna duda, también te he preparado este post sobre Menorca con niños: Guía + Consejos para levitar en el paraíso mediterráneo.

Cómo te he comentado, en esta lista he incluido tanto las experiencias que disfrutamos personalmente, como también con las que nos quedamos con las ganas. Así siempre tendremos motivos para volver.

Espero que te sirva de ayuda y disfrutes de este trocito de paraíso :

Y si tú también tienes motivos para volver a Menorca, espero tus comentarios para completar la lista.

Muchas gracias 😉

¡Hola, soy Joe!

¡Hola, soy Joe!

Un elefante que en bicicleta va. ✈︎ Después de viajar a lo largo de 20 países por África, América, Asia y Europa , ahora siento la magia de redescubrir el mundo con la mirada de un niño. Estoy aquí para que tú también dejes volar tu imaginación y te inspires para viajar con tus hijos. ¿Quieres saber más?

¿Quieres viajar como los  Elefantes en Bicicleta?

Deja volar tu imaginación y inspítrate para viajar en familia con nuestros relatos de viajes, info útil, ideas, recursos y guías prácticas.

¡Ya formas parte de Elefantes en Bicicleta! Gracias ;)

Escribe tu nombre y mail para que te envíe la guía gratuita

 

35 herramientas útiles para tu próximo viaje en familia y alguna otra sorpresa durante los siguientes días para que viajes como los elefantes en bicicleta ;)

¡Ya formas parte de Elefantes en Bicicleta! Te enviaré un mail para acceder a la guía. Gracias ;)

Pin It on Pinterest

Share This